top of page

¿Cómo entender a un ser querido que padece un trastorno depresivo? (parte II)

Si bien existen múltiples mitos sobre la depresión, vemos que una persona deprimida está lejos de la caricatura del individuo que está siempre triste. Más bien, se identifica a alguien deprimido como aquella persona que, queriendo hacer cosas y mantenerse funcional, percibe que no tiene la energía ni el interés para hacerlo, inundándole una sensación de inutilidad, culpa y frustración consigo misma que fomenta su pasividad. Si la persona no recibe tratamiento, puede llegar a sentirse desesperanzada y/o desesperada, pudiendo atentar contra su vida. Es por ello que si conocemos a alguien que se encuentra pasando por una depresión, por muy aislada, irritable y/o distante se encuentre, debemos acompañarle y apoyarle en la búsqueda de tratamiento profesional.


En base a lo anterior, la mayoría de las personas deprimidas se muestran ambivalentes en sus vínculos: refieren querer estar solas, se restan de panoramas e incluso se muestran molestas cuando se les acompañan, pero dicha distancia no es más que un reflejo de su frustración consigo, por lo que no debemos tomarnos a lo personal dicha resistencia. Al contrario, debemos acompañar sin juzgar las batallas que se luchan y no conocemos, y si nos afecta en demasía, sostenernos en otros, realizando una cadena de contención ante el gran problema: la depresión.


Si compartes con una persona que padece un trastorno depresivo o tú mismo lo padeces y necesitas un acompañamiento especializado, ¡el equipo de COS puede brindarte el apoyo que necesitas!




11 visualizaciones0 comentarios

Commenti


bottom of page