top of page
  • Foto del escritorVictor Hugo Villegas

Aprender a vivir con la ansiedad: ocuparse en vez de preocuparse




La ansiedad es una emoción que las personas podemos experimentar cuando nos sentimos amenazadas por alguna persona, situación, actividad, responsabilidad u otra cosa. A su vez, la ansiedad, al igual que otros sentimientos, está formada por 2 elementos. Primero, las reacciones físicas del cuerpo cuando una persona percibe que está en peligro; las sensaciones corporales más comunes son las siguientes: aceleración del corazón, dolor o en el estómago, náuseas, mareo, escalofríos o sensación de calor, dificultad para respirar, sentirse ahogado, temblor de manos, temblor de pies, sensación de hormigueo en alguna parte del cuerpo, sudar, sonrojarse, sentir el pecho apretado, sentirse tenso o sentir la boca seca. Varias de las sensaciones mencionadas anteriormente pueden manifestarse juntas y en diferentes magnitudes, ya que hay momentos en los que la intensidad de la ansiedad es más baja y otras en las que es más elevada. 


El segundo elemento de la ansiedad es lo cognitivo. Esto quiere decir que las sensaciones físicas siempre estarán acompañadas por pensamientos, ideas y/o imágenes mentales. Los pensamientos ansiosos pueden estar relacionados con los siguientes temas: 

  • Pensar que otras personas tienen una imagen negativa de ti. 

  • Creer que estás atrapado en algún lugar y que no vas a poder salir de ahí

  • Sentirse en peligro por temor a que alguien o algo te haga daño.

  • Creer que no vas a poder pagar las cuentas o cumplir con tus responsabilidades.

  • Entre muchas otras temáticas.    


¿Es posible vivir con la ansiedad? Si se puede, de hecho, la ansiedad es una reacción normal que las personas podemos experimentar en diferentes etapas de nuestras vida. Por este motivo mencionaremos algunas estrategias para que puedas ocuparte en vez de preocuparte de tu ansiedad, en otras palabras, describiremos herramientas para que puedas lidiar con tu ansiedad e intentar que esta no se apodere de ti. Lo primero, es identificar cómo reacciona tu cuerpo cuando te sientes ansioso/a. En la misma línea, reconocer los pensamientos, situaciones, personas y/o actividades que, de alguna forma, te hacen sentir miedo o amenazada. Al detectar los dos elementos que 


Segundo, cuando logres reconocer cómo se manifiesta la ansiedad física y cognitivamente, o, cuando percibas que estás ansioso/a, puedes antes, durante o después de que aparezca esta emoción realizar ejercicios de relajación. Una de las técnicas más practicadas para poder relajarse es la respiración profunda, en la que por varios minutos respiramos y botamos  el aire por la nariz. Otra técnica. También, muchas personas escuchan música para poder calmarse o distraerse; lo mismo podría hacerse leyendo algún libro, viendo una película o realizando cualquier actividad que nos permita enfocar la atención en algo que no sea la ansiedad.


Por último, otra forma de vivir o hacerse cargo de la ansiedad es buscando apoyo en amistades, familiares o seres queridos. A estas personas les puedes contar cómo y porqué te has estado sintiendo ansioso, o, te pueden brindar su apoyo para que te sientas seguro/a, calmado/a y acompañado/a. Aunque, también puedes buscar apoyo profesional. En Centro Orgánico de Salud puedes encontrar a psicólogos y médicos expertos en salud mental, donde cada uno de ellos puede ayudarte a tratar la ansiedad.




16 visualizaciones0 comentarios

Комментарии


bottom of page