top of page
  • Foto del escritorCentro Orgánico de Salud

Tips para potenciar la comunicación asertiva 

Mucho se habla de ser asertivo con otros, pero ¿qué es realmente la comunicación asertiva?, y, ¿qué otros tipos de comunicación existen? A grandes rasgos, los tipos de comunicación en psicología se engloban en tres categorías: pasiva (evita conflictos), agresiva (intimida) y asertiva (comunica directamente). Pondremos un ejemplo: imagina que vas a almorzar a un restaurante con tu pareja, llevan esperando 20 minutos, el mesero atiende antes a personas que llegaron después que tú y cuando por fin te llevan tu pedido, está frío. Una forma de afrontar aquello desde los distintos tipos de comunicación sería:

  • Estilo pasivo: se come el plato con disgusto, pero no dice nada.

  • Estilo agresivo: demuestra su enojo a viva voz; algo así como: “¡hey, esta comida está fría!, tráeme otra inmediatamente o hago que te despidan”, acompañado de gritos e improperios.

  • Estilo asertivo: llama al mesero y le señala respetuosamente, pero quizá algo serio: “¿sabe?, estuve esperando por bastante rato y mi comida llegó fría, necesito que me la cambie, por favor”.


Las personas solemos tender a utilizar un estilo de comunicación en particular, aunque no son excluyentes, es decir: yo puedo tender a ser pasiva, pero en ciertas situaciones mostrarme agresiva. La clave es mantenerlo consciente  y hacer intentos por ser asertivo, ya que resulta todo un desafío coexistir en un mundo con personalidades tan variadas y estilos comunicativos tan diversos. De hecho, los principales problemas de comunicación en las relaciones interpersonales son por eso: dos estilos muy distintos (o muy similares) que, al no reconocerse y validarse, se transforman en un culparse mutuamente, sin hacerse cargo de mejorar juntos. 



En relación a lo anterior, además de conocer el propio estilo de comunicación y el de aquellos que nos rodean, hay algunos tips que nos pueden ayudar a ser más asertivos:




  • Escuchar activamente el mensaje del emisor.

  • Utilizar un lenguaje claro y directo, sin ambigüedades ni vaguedades.

  • Hablar en primera persona, evitando atacar a otros.

  • Procurar mantenerse imparcial: no juzgar ni criticar.

  • Decir que no sin miedos ni tapujos.

  • Lenguaje no verbal y paraverbal abiertos al diálogo.

3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page